sábado, 18 de octubre de 2008

DÍA MUNDIAL DE ORACIÓN



En 1918, mujeres laicas de la Iglesia Presbiteriana de los EEUU, presididas por Ellen James, preocupadas por la situación de los inmigrantes y las secuelas de la esclavitud en su país, lanzaron un llamamiento para iniciar un Día Nacional de Oración. en el año 1920, se unieron al desafío mujeres de otras denominaciones; las mujeres Bautistas que guardaban un Día de Oración para la Misión Extranjera, decidieron integrarse al movimiento para centrar la atención no solo a temas nacionales sino también a los mundiales que los reclamaran. En 1967 se crea un Comité Internacional que desde entonces se reune cada 4 años en uno de los países que componen el Movimiento Mundial, para elaborar los Programas que se usarán en los más de 170 países integrados.

En 1969 se incorpora la Unión Mundial de Organizaciones de Mujeres Católicas, renunciando a su Día de Oración Mundial, en un gesto de Ecumenismo e integración Mundial.

En nuestro país se inició la actividad en la década de 1920, promovido por las esposas de misioneros de las Iglesias Evangélicas constituidas en nuestro país y la Asociación Cristiana Femenina.

A partir de la década del 30, se hace cargo del desarrollo de esta actividad anual y nacional, la Liga Argentina de Mujeres Evangélicas, hasta que desde este ámbito se empieza a proyectar la apertura hacia las confesiones cristianas que estén dispuestas a integrar un Comité Ecuménico Argentino del DMO, hecho que se concreta el 29 de Abril de 1982, realizando la primera celebración en Marzo de 1983, en la Primera Iglesia Metodista, con la participación de laicos y ministros católicos, ortodoxos y evangélicos.

Por medio del DÍA MUNDIAL DE ORACIÓN, las mujeres de todo el mundo- afirman su fe en Jesucristo- comparten sus esperanzas y temores, sus alegrías y pesares, sus oportunidades y necesidades.

Por medio del DÍA MUNDIAL DE ORACIÓN las mujeres son estimuladas- a ser conscientes de lo que pasa en el mundo entero, y a no vivir en aislamiento.- a dejarse enriquecer por la experiencia en la fe de cristianos de otros países y culturas.- a asumir las cargas de otros, orando con y por ellos.- a ser conscientes de los propios talentos, y a usarlos para bien de la sociedad.

POR MEDIO DEL DÍA MUNDIAL DE ORACIÓN LAS MUJERES AFIRMAN QUE LA ORACIÓN Y LA ACCIÓN SON INSEPARABLES, Y QUE AMBAS TIENEN UNA INFLUENCIA INCALCULABLE EN EL MUNDO.

Integrantes:

Alicia de Monti

Luvy de Martin

Alba de Santillán

Hanna de Conti

Clara de Pais

Blanca Melimán

Dominga Barbiere

Silvia de Murolo

Mirta de Solessi

Violeta Aguirre

Inés de Stephan

Sigrid Mai

Relaciones Ecuménicas y Promoción: Graciela País